Discurso del presidente de Fundación Memoria Viva, Benjamín Pupkin